sábado, 21 de febrero de 2015

Muchas personas sufren de síntomas tales como tener las manos y los pies fríos

Muchas personas sufren de síntomas tales como tener las manos y los pies fríos, una temperatura corporal baja, sensibilidad al frío, dolores de cabeza, insomnio, sequedad de la piel, ojos hinchados, pérdida del cabello, uñas quebradizas, dolor en las articulaciones, estreñimiento, torpeza mental, fatiga, infecciones frecuentes, voz ronca, zumbido en los oídos, mareos, pérdida de la libido, y un aumento de peso, que a veces es incontrolable.
Aproximadamente el 65 por ciento de la población estadounidense tiene sobrepeso;  el 27 por ciento son clínicamente obesos. La investigación apunta al hecho de que el hipotiroidismo puede ser la principal causa de los problemas de peso, especialmente entre las mujeres.
Debido a que el aceite de coco está saturado y es muy estable (el aceite de coco no refinado tiene una vida útil alrededor de tres a cinco años a temperatura ambiente), el cuerpo no está cargado de estrés oxidativo como lo está con los aceites vegetales. El aceite de coco previene que la hormona  T4 se convierta en la hormona T3, no sólo porque es un aceite estable, sino también porque se procesa de manera diferente en el cuerpo y no necesita ser desglosado por la enzima dependiente, como ocurre con los ácidos grasos de cadena larga.
También, puesto que el hígado es el principal órgano donde se produce el daño en la membrana celular, causado por los aceites oxidados y rancios, y puesto que el hígado es donde tiene lugar gran parte de la conversión de T4 a T3, eliminando los ácidos grasos de cadena larga de la dieta y reemplazándolos con ácidos grasos de cadena media que se encuentran en el aceite de coco puede, con el tiempo, ayudar en la reconstrucción de las membranas celulares y producir un aumento de la producción de enzimas que ayudará en la promoción de la conversión de las hormonas T4 a las hormonas T3.
Es necesario investigar más en éste área, pero mientras tanto hay muchas personas que ya han cambiado los aceites poliinsaturados por el aceite de coco, y les está reportando muchos resultados positivos.
Por ejemplo, Donna ha experimentado mejoras alentadoras en su salud de la tiroides. Ella dice:
“Llevo tomando aceite de coco desde hace unos meses, mi vida y la de mi familia, ha cambiado. Efectivamente mi peso aumentó cuando empecé a tomar el aceite de coco, pero me empecé a encontrar mejor. Tomaba medicación desde hacía años por ser hipotoroidea, pero sin obtener resultados. Realicé otros cambios a parte de tomar aceite de coco como fueron la eliminación por completo de la soja, todos los ácidos grasos trans, y el azúcar no refinado, también realice una limpieza de órganos estacionalmente.
Interrumpí mi medicación para la tiroides con el consentimiento de mi médico, pasé de ser una adicta al sueño a tener mucha energía .Mi peso se ha mantenido igual durante las últimas tres semanas, y ahora ha comenzado a bajar, aunque mi objetivo era la salud y no el peso, llevando una dieta adecuada y una rutina de ejercicios me siento mucho mejor. He intentado  eliminar el aceite de coco, pero no me siento tan bien ni con tanta energía como tomándolo”. (DONNA)
Tal y como siempre os comentamos, la base para un cuerpo saludable reside en la dieta, eliminar azucares, alimentos envasados, llevar una dieta sana rica en vegetales y frutas, hacer ejercicio y beber mucha agua es fundamental para sentirse 10.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada