jueves, 18 de diciembre de 2014

tips 6 Maneras de reducir la grasa abdominal (Y 5 no incluyen ejercicio…!)

Si usted está intentando encontrar un método para reducir y tonificar el abdomen, existe un método mejor que las clásicas abdominales. De hecho, se ha demostrado que el ejercicio de abdominales de forma aislada sin ningún complemento no tiene efecto sobre las reservas de grasa subcutánea y la circunferencia abdominal, aunque las realizáramos 5 días a la semana durante 6 semanas.



Hoy en día resulta casi imposible llevar a cabo una dieta contra el sobrepeso debido a la gran cantidad de alimentos procesados que ingerimos diariamente y que nos resultan muy difícil de evitar. Si no cambiamos totalmente de hábitos en nuestras compras adquiriendo solo alimentos orgánicos, e intentando cocinar más en casa nos será difícil evitar esos tentadores alimentos procesados que son uno de los mayores obstáculos que hay hoy en día para combatir el exceso de peso y la grasa corporal.
En un artículo para la revista Forbes, Jennifer Cohen sugiere el uso de unas acciones que queman cortisol. El cortisol es una hormona esteroidea o glucocorticoide del cuerpo que reduce la masa muscular y se aferra a la grasa en la región abdominal.
Una de las acciones más importantes que ayudan en este proceso es reducir el estrés ya que el cortisol se libera y aumenta como respuesta al estrés. Cohen también da otra serie de estrategias que ayudan a reducir los niveles de cortisol y así reducir la grasa abdominal.
Estrategias para reducir la grasa abdominal:
Los niveles de cortisol se normalizan cuando tenemos las suficientes horas de sueño, así como ayuda a optimizar el reloj circadiano que puede tener un profundo impacto en el metabolismo y en el peso. Estudios de unos investigadores de la Universidad de Chicago destacaron que los pacientes que seguían una dieta y dormían durante 8,5 horas cada noche perdieron un 55 por ciento más de grasa corporal durante dos semanas de dieta, que los que solo durmieron 5,5 horas de sueño cada noche siguendo la misma dieta.
Aunque realmente el éxito de reducir la grasa abdominal recae en la dieta y en el tipo de ejercicio que practiquemos.
Alrededor del 80 por ciento de la capacidad de reducir el exceso de grasa corporal está determinada por la alimentación, y el otro 20 por ciento está relacionado con el ejercicio y otros hábitos de vida saludables como son el aumento de horas de sueño y la disminución del estrés. Lo que esto significa es que si su dieta se basa en azúcares, fructosas y comida procesada, añadido al estrés y la falta de horas de sueño, por muy delgado que esté tendrá grasa acumulada.
A menos que reduzca las grasas de su cuerpo en general no alcanzará sus objetivos por mucho ejercicio que practique.
Cohen en su artículo menciona dos de los factores dietéticos más importantes:
-La reducción o eliminación de los azucares de su dieta. Esto incluye todas las formas de azúcar y fructosa, ya sea refinado o “natural”, como el agave o miel, así como todos los cereales (incluidos los orgánicos), ya que se descomponen rápidamente en azúcar en su cuerpo y contribuyen a la obesidad generalizada.
– Aumentar las grasas saludables en su dieta, como el omega-3.
¿Qué tipo de ejercicio ayuda en la eliminación de grasas?
Una vez que se haya ocupado de su dieta haciéndola más saludable, el ejercicio puede ayudarle aún más con la pérdida de grasas de su cuerpo. El truco para conseguir un abdomen plano es incorporar los tipos correctos de ejercicios, como:
– Los ejercicios de intervalos de alta intensidad. Este entrenamiento intenso mejora la utilización y el gasto energético muscular debido a sus efectos positivos sobre el aumento de la masa muscular y mejoran la calidad de la fibra muscular. El tejido muscular quema de tres a cinco veces más energía que los tejidos grasos, aumenta su tasa metabólica, lo que le permite quemar más calorías, incluso cuando usted está durmiendo. Además, varios estudios han confirmado que el ejercicio en ráfagas cortas con períodos de descanso queman más grasa que el ejercicio de forma continuada durante toda la sesión. Este entrenamiento de intervalos de alta intensidad será suficiente que los realice durante 20 minutos dos o tres veces a la semana.
-Los ejercicios específicos para los abdominales, que proporcionan importantes beneficios ya que los abdominales están constituidos por 29 músculos de la parte central del cuerpo, que se encuentran sobre todo en la espalda, el abdomen y la pelvis. Este grupo de músculos proporciona la base del movimiento de todo el cuerpo, y su fortalecimiento puede ayudar a proteger la espalda haciendo que su columna vertebral y su cuerpo sea menos propenso a las lesiones y obtenga un mayor equilibrio y estabilidad. Tener una pared abdominal fuerte puede reducir significativamente los dolores de espalda, así como es muy importante para el movimiento óptimo del cuerpo, que es realmente importante en las etapas de edad avanzada.
Una pared abdominal fuerte es lo que ayuda a tener un vientre plano una vez que se haya perdido la cantidad suficiente de grasa subcutánea. Sin embargo, solo la práctica de ejercicios de abdominales convencionales no son suficientemente eficaces a la hora de crear un abdomen plano y bien definido.
Para entrenar con eficacia sus músculos, debe incorporar una variedad de ejercicios de estabilización, funcionales y ejercicios tradicionales. Un estudio realizado por Petrofsky en 2007 demuestra que se genera más actividad muscular realizando diferentes ejercicios abdominales. Esto no quiere decir que no debamos practicar este ejercicio de abdominales tradicional, sino que debe formar parte de una rutina variada de ejercicios.
Estos ejercicios pueden ser:
-Ejercicios tradicionales, como los abdominales estandar con rotación.
-Ejercicios funcionales, incluyendo el trabajo en un balón de estabilidad.
-Ejercicios de estabilización, como tumbarse en el suelo y tirar de su vientre de nuevo hacia la columna manteniendo esa posición mientras se respira profundamente.
-Otros ejercicios, como acostarse boca abajo con los brazos extendidos por encima de su cabeza y elevar del suelo los brazos y las piernas al mismo tiempo (esta posición se debe mantener durante 5 respiraciones, y poco a poco volver a la posición inicial.)

0 comentarios:

Publicar un comentario