domingo, 21 de diciembre de 2014

Los Síntomas del desgaste de cadera y su prevención

Las mujeres somos quienes más padecemos la dolorosa realidad de desgaste articular, la artrosis y esas molestias musculoesqueléticas que tanto afectan a nuestra calidad de vida. El desgaste de la cadera es también una de las más frecuentes y más peligrosas. De ahí que valga la pena conocer sus síntomas. Tomemos nota.


¿Por qué se produce el desgaste de cadera?
vientre-plano
La artrosis de cadera o artrosis coxofemoral, afecta en realidad al cartílago. Recordemos también que la articulación de la cadera está formada a su vez por la cabeza del fémur y el cotilo, esa cavidad articular donde encaja a la perfección esa parte del fémur. A su alrededor está esa compleja red de fibras musculares y ligamentos que unen el cartílago, haciendo de amortiguador para los roces. Hemos de saber también que el desgaste de cadera puede ser de dos modos:
  • La primaria, debido sobre todo al desgaste por el paso del tiempo. Aparece ya a partir de los 60 o 65 años de edad.
  • La artrosis secundaria, se debe a problemas locales y problemas de la articulación debido a luxaciones e incluso una mala nutrición o problemas óseos. En estos casos podemos sufrir problemas de cadera a partir de los 30 o 35 años.
Y veamos también cuáles son las causas que originan esta molesta dolencia:
  • Causas  traumáticas: luxaciones, alguna lesión e incluso alguna enfermedad mal curada nos puede ocasionar este desgaste de cadera.
  • Origen Vascular: la insuficiencia vascular es una enfermedad a tener en cuenta, su origen se debe en ocasiones a dolencias puntuales que derivan en artrosis o luxaciones. Pero el origen en en este caso vascular.
  • Factores congénitos: En ocasiones muchos niños viene al mundo con problemas congénitos, como una displasia de cadera, trastornos del crecimiento u otros problemas.
  • Desequilibrio en nuestro esqueleto: es algo frecuente, en ocasiones sufrimos lo que se llama una dismetría o desigualdad de longitud de los miembros inferiores.

Síntomas de un desgaste de cadera


cadera
  • Obviamente el primer síntoma de todo problema artrítico, es el dolor. Pero hay muchas personas que creen que el dolor debe centrarse sobre todo en la cadera, aunque en realidad, el foco se centra ante todo en la región de la ingle. Se puede extender incluso en la parte anterior del muslo llegando hasta la rodilla e irradiando la nalga.
  • En ocasiones, cuando nos movemos sentimos un súbito crujido.
  • Si te duele la cadera se debe a un problema muscular. Pero si te llega a la ingle, se debe directamente al desgaste de cadera.
  • En las primeras fases es más leve y aparece sobre todo después de un largo esfuerzo. Después de una larga caminata por ejemplo, o de haber corrido o de haber cargado mucho peso. Cuando descansamos el dolor desaparece.
  • Más adelante, y a medida que el desgaste avanza, el dolor se vuelve más intenso y nos cuesta por ejemplo subir escaleras. Al cruzar las piernas sentimos esos crujidos dolorosos y característico también el dolor por las noches al girarnos o movernos. Nos quema sobre todo esa zona de la ingle.

¿Cómo podemos prevenir el desgaste de cadera?

Gelatina
Hemos de decir que si padeces ya desgaste de cadera deberás adecuar tu vida a esta realidad porque de momento, no hay cura. Nos deberemos esforzar en mantener una buena alimentación donde no te falten nutrientes, hacer ejercicios suaves, muy suaves que nos permitan mejorar la movilidad pero sin agotarnos. Sigue las prescripciones médicas sin abusar demasiado de los anti-inflamatorios o calmantes, ya que a largo plazo afectan a nuestro hígado. Mientras, para prevenir el desgate si en tu caso, de momento no lo sufres o solo tienes síntomas leves, vale la pena seguir estas recomendaciones.
  • Mantén siempre un peso adecuado.
  • Realiza diariamente ejercicios suaves que te obliguen a mover las caderas, tales como andar, correr o nadar.
  • Incrementa tus dosis de Vitamina C, A y D, ya que nos ayuda sintetizar el colágeno. Ideal pues los cítricos, el mango la piña, las zanahorias, los melones, las fresas… Y verduras como las crucífereas, alcachofas, así como el ajo, muy adecuado para reducir inflamaciones de las articulaciones.
  • La gelatina es ideal para conseguir restaurar el cartílago, puesto que como ya sabes el hueso no se regenera, pero sí el cartílago.
  • No dudes en tomar suplementos de magnesio, es básico para nuestra salud articular y muy adecuado para nuestro bienestar en general. Consulta en tiendas naturales o con tu médico para conseguir estos suplementos.
  • Bebe al menos dos litros de agua al día. Es imprescindible que te mantengas hidratada, ya que con ello hidratamos también nuestras articulaciones y nutrimos nuestros cartílagos. Vale la pena recordarlo.
  • Hay quien utiliza también complementos vitamínicos como el sulfato de glucosamina, muy adecuado para el desgaste de cadera. Es un modo natural de fortalecer esta parte de nuestro cuerpo y nuestros huesos y cartílagos en general. Puedes consultar con tu médico sus beneficios.

0 comentarios:

Publicar un comentario