jueves, 18 de diciembre de 2014

Los 10 síntomas que nos alertan de un cáncer de ovario que no debe ignorar

El cáncer de ovario es el segundo cáncer ginecológico más común entre las mujeres, y con mayor tasa de mortalidad, sobre todo porque se descubre de una forma tardía.



El mayor índice de mujeres que sufren cáncer de ovario se encuentra en las regiones del este y norte de Europa. En el año 2012 se registraron 65000 pacientes, lo que convirtió a ésta enfermedad en el sexto tipo de cáncer más común entre la población femenina de Europa. Cada año cerca de 250.000 mujeres desarrollan cáncer.

Sólo el 50% de las mujeres diagnosticadas con cáncer de ovario sobrevive cinco años después del diagnóstico inicial y esto se debe a que el cáncer ya está en una etapa muy avanzada. Con una detección temprana este porcentaje varía y la tasa de supervivencia puede aumentar hasta el 95%.


Las mujeres pueden desarrollar cáncer de ovario a cualquier edad, pero hay más probabilidades de desarrollo en mujeres de 50 años o más, siendo las mujeres de 65 años las que desarrollan la enfermedad en más de la mitad de los casos, ya que con la edad aumenta el riesgo de padecerla. En los países industrializados hay mayor incidencia, así como en mujeres de piel blanca, que tienen un riesgo ligeramente más alto que las mujeres afro-americanas y asiáticas.
El cáncer de ovario es el quinto cáncer más común entre las mujeres de Estados Unidos y el segundo cáncer ginecológico más común. Es decir, el 4% de todos los casos de cáncer en las mujeres. Sin embargo, la tasa de mortalidad por cáncer de ovario es mayor que cualquier otro tipo de cáncer en las mujeres debido a que no se detecta a tiempo.
Síntomas y signos
Por lo general no hay señales tempranas de la enfermedad. El cáncer de ovario es silencioso, y normalmente los síntomas que aparecen no son diagnosticados con precisión hasta que la enfermedad no está en una fase avanzada.
Los siguientes síntomas a tener en cuenta que detallamos a continuación pueden ser considerados como señales de advertencia de cáncer de ovario:
-Síntomas digestivos como gases, indigestión, estreñimiento o una sensación de saciedad después de una comida ligera, hinchazón, calambres y molestias abdominales.
-Presión en la pelvis o micción frecuente.
-Cambios inexplicables en el intestino
-Náuseas o vómitos
-Dolor o hinchazón abdominal
-Pérdida del apetito
-Fatiga
-Pérdida de peso inexplicable o aumento de peso
-Dolor durante el coito
-Sangrado vaginal en mujeres post-menopáusicas.
Causas
Las verdaderas causas del cáncer de ovario siguen siendo desconocidas, pero existen varios factores que pueden estar relacionados con el aumento de las probabilidades de desarrollar la enfermedad. Estos grupos de mujeres son más propensas a desarrollar cáncer de ovario:
Las mujeres que nunca han estado embarazadas o que no han tenido hijos
Las mujeres blancas, en especial en el norte de Europa
Las mujeres mayores de 50. La mitad de los casos diagnosticados son mujeres mayores de 65 años.
Las mujeres que tienen antecedentes familiares de cáncer de mama, de ovario, de endometrio (útero), de próstata o de colon
Las mujeres que han tenido cáncer de mama
Las mujeres que tienen un familiar de primer grado (madre, hija, hermana) con diagnóstico de cáncer de ovario.
Las mujeres con una mutación genética en los genes BRCA1 o BRCA2. (No todas las mujeres con estas mutaciones genéticas del cáncer de mama desarrollarán cáncer de ovario)
Diagnóstico
Hasta el momento no hay pruebas que pueden mostrar de forma fiable si una mujer tiene un cáncer de ovario en etapa temprana. Algunos procedimientos de diagnóstico incluyen un examen completo pélvico, diagnostico mediante laparoscopia y rayos x.
También se puede realizar ecografía del abdomen y la región pélvica inferior o con una sonda transvaginal. Existe una prueba de sangre específica llamada CA-125 que se usa para determinar el nivel de CA-125, un marcador tumoral.
Deben ser conscientes de que los chequeos regulares, sobre todo en los casos de hinchazón u otros síntomas anormales, es la mejor manera de poder detectar y diagnosticar el cáncer en una etapa temprana, cuando todavía existen muchas posibilidades de tratamiento.
Las mujeres con alto riesgo debido a antecedentes familiares, deben hacerse chequeos regulares. Aunque existen evidencias específicas, cuando se trata de tratar los síntomas de la menopausia, se recomienda a las mujeres a usar la menor dosis de la terapia de reemplazo hormonal en el plazo más breve posible.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada