miércoles, 3 de diciembre de 2014

COMO PODEMOS ELABORAR JABÓN NATURAL CON ALOE VERA (SABIA) Y MIEL



El jabón natural siempre ha sido mucho mejor para la salud y el cuidado de nuestra piel que los comercializados habitualmente en tiendas y comercios, ya que están libres de sustancias químicas artificiales y nos garantizan sin lugar a dudas, un mayor beneficio dermatológico, mejor hidratación, mayor nutrición gracias a sus aceites naturales, un correcto equilibrio de nuestro ph natural, suavidad y elasticidad, y un maravilloso efecto antioxidante y tónico…
Es posible que ya los hayas elaborado alguna vez tú mismo en casa, mediante aceites usados, con sosa, con glicerina… Pero si nunca lo has intentado y te gustaría conocer por fin como disponer de un jabón casero, natural y enormemente adecuado para tu piel, toma nota de este artículo porque no te vas a arrepentir. Ahora que llegan épocas de fiestas y de regalos, incluir un maravilloso jabón natural  perfumado y con elementos saludables, será un gran acierto que tus amigos y familiares van a agradecer. ¿Lo intentamos? Vamos allá.


¿Qué tipo de jabón quieres hacer?
Hay infinitas variedades de jabones naturales, cada uno posee unas propiedades específicas, de ahí que debamos saber primero a qué lo queremos destinar. Hagamos primero un pequeño repaso:
  • -Jabones de avena: es exfoliante y muy adecuado para pieles delicadas.
  • -Jabón de babas caracol: ayuda a equilibrar el ácido graso de la piel, cura la irritación y el acné.
  • -Jabones a base de naranja o de limón: recomendados para pieles grasas, hidratan y refrescan.
  • -Jabones con aloe vera (sábila): protege nuestra piel, suaviza, hidrata, regenera y nos ayuda a eliminar el acné.
  • -Jabón de caléndula: Es muy beneficioso para pieles secas y delicadas, estupendo sin duda para los niños y para los bebés.
  • -Jabón de rosa mosqueta: es un gran cicatrizante, repara la piel dañada.

Elaboración del jabón con aloe vera y miel

Hemos elegido mostrarte cómo se realiza el jabón con aloe y miel por considerarlo seguramente más sencillo y útil para el cuidado de nuestra piel. La combinación de estos dos grandes elementos de la naturaleza: la sábila y la miel,  son indispensables para la regeneración dermatológica, para mantenerla sana e hidratada, luminosa…adecuada además para toda la familia.
Sabila y miel
Comentarte también que, seguidamente, vamos a enseñarte el modo más básico para elaborarlo, recurrir a la glicerina es un método sencillo que no nos va a traer ningún problema y donde tendremos la seguridad de que nos va a salir a la primera. Existe otro modo más complejo donde puedes aprovechar por ejemplo el aceite usado de casa, pero también debes complementarlo con sosa caústica, un elemento muy peligroso que puede dañarte mientras lo manipulas. Así pues, por esta vez vamos a recurrir al modo fácil para garantizarte un éxito y una seguridad completa:
Ingredientes
  • -Pulpa de cuatro ramas de Sábila o Aloe Vera.
  • -Dos pastillas de jabón de glicerina de 250 gramos.
  • -Cuatro cucharadas soperas de miel.
  • -100 ml de aceite de oliva.
  • -La ralladura de un limón.
Utensilios para la elaboración
  • -Un bol de cristal.
  • -El horno microondas.
  • -La batidora.
Elaboración
1- Cogemos el bol e introducimos en él las dos pastillas de jabón de glicerina para llevarlas seguidamente al microondas. Esperaremos a que se derrita, basta con 3 o 4 minutos. Lo iremos comprobando.
2- A continuación cogemos la pulpa de la Sábila (Aloe Vera) y la ponemos en el interior del bol junto a las cuatro cucharadas de miel y la ralladura de limón.
3- Calentamos un poquito el aceite de oliva. Tibio, no ardiendo porque entonces pierde sus propiedades.

4- Es el turno de la batidora eléctrica: a poca potencia vamos batiendo la mezcla mientras introducimos poco a poco el aceite tibio. Veremos como se van mezclando todos los elementos hasta quedar una masa homogénea de bonito color brillante y de excelente fragancia.
5- Ahora llevamos la masa a un molde previamente preparado.Este molde deberá ser cuadrado y de plástico, porque será esa la forma final que tome nuestro jabón casero. Vértelo sobre él hasta que queden unos pocos centímetros libres, piensa que luego deberás extraerlo de ahí y te debe ser cómodo para hacerlo.
6- Seguidamente llevaremos nuestro molde con la mezcla interior al frigorífico para que cuaje correctamente. ¿Cuánto tiempo lo tendremos ahí? Un día es lo recomendable. Después ya lo podremos ir cortando en pastillas más pequeñas para el uso diario.
-Nosotros hemos utilizado el limón y el aceite de oliva como aceites esenciales de nuestro jabón, pero tú puedes utilizar los que quieras y te gusten: aceite de rosas, de naranja, de lavanda….
-Como presentación, siempre es bonito por ejemplo cortarlo en formas especiales: un corazón, una forma ovalada… para después envolverlo en papeles atractivos y cintas para que cada detalle perfile un bonito regalo para los tuyos. Su fragancia y sus incomparables beneficios para la piel, son sin duda un gran obsequio que todos te agradecerán.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada